Tweet to @LeonLeoncio

viernes, julio 29, 2011

EL CUENTO DEL CENTAURO

Crono, que estaba casado con Rea, se enamoró de Filira. Sin embargo ella lo rechazó y para escapar de su acoso se transformó en yegua. Cuando Crono se enteró, se convirtió a su vez en caballo y consiguió su objetivo; de este amor forzado nació Quirón, centauro inteligente, sabio y de buen carácter, a diferencia de la mayoría de los de su clase.

Quirón fue el educador de Asclepio y su fama de médico sabio corrió por toda Grecia, en esto se debe haber inspirado Swift, para imaginar en el tercer viaje el encuentro de Gulliver con un caballo y advierte que si bien animales - en su lenguaje Houynhnm, que quiere decir de naturaleza perfecta - son los gobernantes y las deformes criaturas llamadas Yahoos, son seres humanos salvajes. Gulliver se convierte en miembro de la compañía de los caballos y llega tanto a emular como a admirar a los Houyhnhnms y su estilo de vida, rechazando a los humanos como seres dotados de una apariencia de razón que sólo utilizan para exacerbar los vicios que la Naturaleza les dio.

Sin embargo, una asamblea de los Houyhnhnms resuelve que Gulliver, un yahoo con algo de razón, es un peligro para su civilización y es expulsado.

Parece ser que no sólo los griegos fueron testigos de los centauros, por cuanto aquí en la cercanía, en Valle Hermoso, si bien no me fue revelado las condiciones de la madre ni del padre,  tal me relata mi asesor literario,  también nació un centauro que mitad humano y mitad caballo no sabía si habitar en vivienda o en potrero.

Ya no estaban entre lo vivos  ni el Potro Blanco, ni el negro Videla, ni Jorge Botachi, hombres sabios de Valle Hermoso capaces de orientar al bruto, ya faltaban además  el Dr Medina y el Dr. Calvo como para que le receten el régimen alimenticio, por cuanto no sabía  si comer pasta con pesto o solo pasto.

Por tanto destemplado y sin alimento se debilitó hasta quedar al borde la muerte,  y como no se sabía si llamar al médico o al veterinario,  sin extremaunción murió.

Con la muerte se inicia un nuevo desconcierto, si debiera ser sepultado en campo santo o campo abierto, si con mortaja o en pelo, si convocar a las plañideras o a las amazonas, si sobre la tumba debiera colocarse una cruz o una herradura, ninguna alternativa ha sido resuelta hasta la fecha, por tanto este cuento permanece sin final por el momento.

jueves, julio 21, 2011

OTRA HISTORIA DE MI PUEBLO

Modesto de nombre, tenía su nidito de amor con una mujer común, con hija propia, que había adoptado a Modesto como pareja,  era la encargada de procurar los ingresos de la economía familiar.

Modesto por su parte mantenía un romance de conocimiento público, salvo el marido, con una modista, hermosa  con todas la cualidades de perfecta.

Todos los esposos comentaban con sus esposas los pormenores del romance de tal forma promocionaban a Modesto,  así no había mujer que no lo codiciara.

Ingresaba Modesto al club y se escuchaba un rumor por lo bajo que daba cuenta de su presencia, sólo permanecía  diez minutos, los suficientes para ver si alguno de los maridos de su  presa se encontraba en alguna  mesa de juego y  no ser sorprendido en su aventura.

Nadie desconocía su estrategia  por lo que el juego consistía en descubrir  la víctima.

jueves, julio 14, 2011

EL CUENTO DE DON CUENTO

Paseaba Don Cuento por centro poblado cuando se encuentra con doña Verdad, que desnuda deambulaba tratando de ocultarse, tal generaba le dice el rechazo de la población que cubría sus ojos para no contemplarla.

Don Cuento le presta su atuendo de cuento, que le permite a doña Verdad ahora si vestido de cuento ser recibida con alegría y consideración.

Era la misma verdad, que cubierta de ropaje decía lo suyo en forma de metáfora, evitaba así los tediosos discursos diciendo lo mismo oculto en el cuento.

domingo, julio 10, 2011

OTRA HISTORIA DE MI PUEBLO


Empresario galante, que construyó a partir de un casa de veraneo uno de los hoteles mejor reputados de la zona, donde alojarse constituía  un signo de distinción, elegido por determinada etnia, era una competencia de status en el orden nacional e internacional.
Se desplazaba por los salones del hotel, con infaltable zapatos blancos como sólo un príncipe puede hacerlo, no sin pellizcar al paso a alguna de las mucamas que la mirada escudriñadora de su esposa no dejaba de observar.
Tenía dos hijos varones que eran las antípodas entre ellos, Lacachi el mayor, trabajador y responsable, perfecto administrador que cuidaba minuciosamente la economía familiar mientras el menor, Lamartin, de estampa como el padre, también zapatos blancos, dispendioso, farolero y soñador, de aquellos que necesitan ocupar siempre el centro de la escena, encaraba emprendimientos empresarios que terminaban inexorablemente en el fracaso y allí corría el padre, por muchos años para pagar las facturas, hasta el final de sus días.
Preguntado el padre sobre las condiciones de sus hijos, respondía, tengo un hijo vivo, Lamartin, y un hijo sonso Lacachi.

domingo, julio 03, 2011

DE MI LIBRO CUENTOS DE MI ABUELO

Cuento 25.- Vaticinio Cumplido
Desde niño descollaba por su inteligencia, por su vivacidad, por su simpatía e ingenio, lo llamaban Rey.

Como todo niño superior era observador y observado por los mayores en cada uno de sus actos, si bien los mismos no eran todos exitosos, casi diría antes menos que mas, mantenía el halo del distinguido.

Cuando rondaba los veinte años, un nuevo empujón, del padre de un compañero, hombre despierto le vaticinó el destino de hombre de estado. En la universidad lo señalaron como el Leonardo de su tiempo, que llegaría a adquirir la totalidad del conocimiento de su tiempo.

Entre los veinte y los cuarenta años rechaza todas las proposiciones que le ofrecieron por cuanto debía primero adquirir experiencia y conocimiento.

Cuando rondaba los cuarenta años, le señalan que para él todo llegaría tarde, pero su destino era el de Rey.

A partir de allí, comienza estudiar denodamente todas las disciplinas, se enfrasca en la lectura de los clásicos, la historia universal, literatura universal, arquitectura, ingeniería, astronomía, mitología, cosmología, física, en fin, todo, mientras rechazaba trabajos y funciones varias ofrecidas.

Alcanza tal nivel de conocimiento que nada de reyes, reinos y emperadores le era desconocido.

Transcurren así otros treinta años, con sufrimientos, padecimientos y enfermedades, de los que se sobrepone, los reyes salen de los rincones de los palacios, pensaba, por lo que soportaba la adversidad en el entendimiento que  servían para  ocultar su destino y fortalecer su temperamentos.

Ya perdida su alegría, su vivacidad y su energía, vencido llega a los setenta años, se cumple su destino, cuando acepta la propuesta de hombre de estado, Inspector del Estado de los medidores de agua, hasta llegar a convertirse antes de jubilarse en el Rey de los Inspectores.